Esta no es la pastilla que conoces.

Los opioides mezclados con fentanilo son más comunes y más mortales de lo que crees. Las muertes relacionadas con los opioides sintéticos como el fentanilo son tres veces más que hace 10 años, y suman el 67% de todas las muertes por sobredosis de opioides en los Estados Unidos. Cualquier opioide que no venga de un médico puede estar adulterado con fentanilo.

El fentanilo es un opioide sintético barato que, en el mejor de los casos, te puede incapacitar fácilmente o, en el peor, matarte en un instante.

Tan solo 2 miligramos (la misma cantidad que dos granos de sal) pueden matar a un adulto. Pero las pastillas ilegales pueden estar adulteradas con dosis mayores.

En el 2018, el fentanilo fue responsable del 29% de todas las muertes por sobredosis de opioides en el condado de San Diego.

Los opioides mezclados con fentanilo son más y más comunes.

Según la Administración para el Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés), los opioides mezclados con fentanilo son hechos a granel para ser enviados y distribuidos en EE. UU. En una muestra de opioides ilegales en todo el país, la DEA encontró que el 27% estaba adulterado con niveles letales de fentanilo. Es muy poco probable que tu dealer sepa cuáles pastillas están adulteradas con fentanilo.

Tus pastillas ilegales pueden ser adulteradas cuando sea, donde sea y por quien sea.

La mayor parte de las personas que sufre una sobredosis de fentanilo no sabía que lo estaban tomando porque sus pastillas estaban adulteradas sin su conocimiento. Después de que los productores mezclan los opioides con fentanilo, llegan a los dealers quienes tal vez no sepan exactamente lo que cada pastilla contiene. Los dealers y distribuidores también tienen la oportunidad de rebajar las pastillas con fentanilo, lo cual incrementa sus ganancias antes de que la pastilla llegue a ti.

Fabricantes ilegales hacen más dinero al usar fentanilo.

No hay estándares de seguridad para los opioides ilegales. El fentanilo es extremadamente barato e increíblemente fuerte. Los fabricantes usan el fentanilo para ofrecer una droga más barata mientras reducen sus propios costos. ¿Cuál es el problema? Las dosis no están reguladas y tan solo 2 miligramos de fentanilo son suficientes para matar a alguien.

Si viene de un dealer y no de un médico, no es seguro.

Aunque confíes en tu dealer o en quien que te dio la pastilla en una fiesta, no hay forma de saber que esa pastilla es segura. Y no sabrás si tiene fentanilo hasta que es demasiado tarde.